«

»

Posición de la Clínica Santo Tomás ante Paternidad Gay

POSICIÓN DE LA CLÍNICA SANTO TOMÁS ANTE EL FALLO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL COLOMBIANA DEL 18 DE FEBRERO DE 2015.

Unica forma posible para que dos hombres o dos mujeres adopten hijos es cuando uno de los integrantes de la pareja es el padre biológico del menor” (Corte Constitucional colombiana).

La Clinica Santo Tomás es una institución que desde su fundación en 1944, hace 70 años, ha venido protegiendo la vida humana en una de sus manifestaciones más débiles, esto es, la de la persona afectada mentalmente, vulnerable en su idoneidad y en el sentido de su vida.

La Clínica ha realizado esta labor cumpliendo con los más estrictos parámetros científicos y ha aportado a la disciplina psiquiátrica los profundos conceptos del modo de pensar bíblico, modo de pensar que descubre al paciente y a los profesionales senderos y alternativas que conducen a proteger la vida y a vivirla plenamente.

La Iglesia Católica viene debatiéndose en busca de ser instancia de confianza para el hombre de hoy. Durante varios siglos de historia estuvo unida al poder público, inicialmente, por invitación de éste, gracias a su eficacia en la solución de las necesidades de la población. Esta cercanía al poder perturbó su identidad de cuidadora del ser humano y hoy lucha por diferenciarse de dicho poder para recuperar inequívocamente su condición fundante de protectora de la vida vulnerable, en riesgo, débil y despreciada.

Por esto, no toma por sorpresa al creyente católico, encontrarse ante el efecto desviante que puede estar produciendo el poder público sobre una realidad, ya que lo ha padecido en carne propia.

En un medio científico como el de la Clínica Santo Tomás, nos notificamos de la desviación de la Corte Constitucional en asuntos que comprometen parámetros científicos producida en asuntos como el aborto y la reciente decisión de otorgar la paternidad a compañeros homosexuales.

Dentro de presiones de gran beligerancia, la Corte Constitucional ha venido legislando a favor de la petición de la persona que ha engendrado un hijo y éste está a su cuidado como menor, pidiendo que la persona que comparte su vida íntima y que es de su mismo sexo, sea reconocida madre/varón o padre/mujer de dicho menor.

Para llegar a esas decisiones, la Corte Constitucional no se ha ocupado de la significación con que la unión íntima de varones o mujeres del mismo sexo trasciende a la convivencia humana. Se ha regido por la dinámica de que la costumbre hace Ley. En este camino, el Estado colombiano legisló primero acerca de los derechos sobre la propiedad de las cosas que dichas uniones crean a traves del tiempo, como lo son sus bienes, pensiones, patrimonio y derechos en salud.

Ahora, ha dado un salto al establecer los derechos de dichas uniones sobre otros seres humanos. Para este caso, estamos hablando sólo de menores. El otorgamiento, por parte de la Ley, del atributo de padre o de madre a un colombiano o colombiana por la única razón de estar unido homosexualmente a un progenitor que tiene la custodia de su hijo, es ocultar la realidad de que estas uniones no engendran ni trasmiten la vida humana, y que ese menor en cuestión ha sido engendrado en la pluralidad de la unión de un hombre y de una mujer.

Ningún ser humano puede negar para sí o para otro que su vida le ha sido trasmitida por la unión complementaria de un varón y una mujer, como presencia enriquecedora de la pluralidad de la biología, cualitativamente superior ésta, a los seres inertes que se multiplican por su división y no por la comunión de lo diverso.

Constituir y delegar el rol de madre o padre al compañero del mismo sexo del progenitor de un menor es encerrar a éste en un equívoco en cuanto a su “relato fundante” que es el relato que le hacen los mayores a un menor acerca de su origen, el cual cumple la misión de palabra creadora o mutiladora de acuerdo con lo que se dice o se deja de decir. Resulta hasta innombrable para un niño la paternidad o maternidad de un padre/mujer o la de una madre/varón.

La pluralidad de los carismas varón y mujer corresponde científicamente a una organización cualitativamente mayor que la de la homogeneidad de los seres inertes. La vida, y la vida humana especialmente, es la conjunción creadora de multiples elementos convocada a la unidad por el amor, que justifica la aparición del ecosistema a favor de ella.

Manipular el vínculo materno y paterno y convertirlo en un híbrido padre/madre, porque en las uniones homosexuales uno de ellos, constituido artificiosamente en padre o madre, ocupa o bien el lugar de madre/varón o bien el de padre/mujer, es descontextualizar a un menor de su realidad más profunda de ser humano y propiciar en él una perturbación en su percepción permanente del ser humano como varón y mujer.

Otorgar los vínculos materno y paterno en un contexto de homogeneidad sexual es una contradicción en sí misma. El varón ocupará el lugar de la madre y la mujer ocupará el lugar del padre. Si dos mayores de edad, a nombre de la libertad escogen el contexto homogéneo sexualmente para la convivencia íntima, ¿por qué el menor que convive con ellos, además de carecer de su padre o de su madre biológica, está obligado a asumir, en desigualdad de condiciones y por imposición de la Corte Constitucional y la Ley, el papel de hijo de un híbrido, como lo es un padre-mujer o una madre-varón? ¿Cuántos niños no conviven con los compañeros nuevos de sus padres o de sus madres en las relaciones de varones y mujeres, sin ser por ello obligados por la Ley a depender legal y moralmente de su padrastro o de su madrastra? ¿Por qué un menor nacido de varón y de mujer como realidad fundante, ha de ser sometido a ver en el compañero o compañera de su madre o de su padre a una madre/varón o a un padre/mujer?

En la familia hay dos clases de relaciones totalmente diferentes: una, la unión del varón y la mujer que libremente conviven íntimamente como mayores e idóneos en su condición de personas. Y otra es la relación hijos-padres. Estos dos vínculos, esposo-esposa y padre-hijo o madre-hijo son diferentes cualitativamente porque los esposos se vinculan en circunstancias de libertad, mientras que padres e hijos no se escogen ni eligen mutuamente. Ni a los hijos los escogen los padres ni a los padres los escogen los hijos. La etapa del crecimiento y desarrollo de un menor es oportunidad para formarlo y capacitarlo adecuadamente para el ejercicio de su libertad. La formación no puede empezar negando la realidad como pluralidad, constriñendo la libertad por abuso de autoridad y limitando las perspectivas del vínculo en el amor. Y, en este caso, el gran riesgo lo introduce la Corte Constitucional.

La Clínica Santo Tomás ha vivido 70 años de historia. Ha sido un referente de salud mental y lo seguirá siendo, negándose a generar para un menor una situación que distorsione el origen de su presencia en esta vida o le desdibuje el vínculo de madre y padre.

El concepto antropológico sobre el cual la Clínica Santo Tomás recupera la salud mental de sus pacientes está fundado en la riqueza insondable de la antropología de los vínculos. A la luz de ellos es construido el yo gracias a la posibilidad y oportunidad de contar con vínculos que lo identifiquen y que lo descubran como un interlocutor. A partir de esa palabra compartida con sus semejantes, el ser humano construirá y protegerá su propia vida en la apertura al otro y con el otro.

La interlocución en la vida humana es iniciada en el seno materno desde la no diferenciación del hijo en el vientre materno de la madre, hacia la diferenciación de sus vidas, llamadas a existir totalmente independientes en su carne y en todo su ser. El padre, que engendra al hijo, pero que no lo lleva en sus entrañas, está llamado precisamente a ayudar a esa diferenciación y a convocar al hijo a una existencia propia y plena gracias a la acción diferenciadora.

De las observaciones sobre desviaciones sexuales, quede esta idea: solamente la personalidad altamente diferenciada de “hombre” y de “mujer” es a la medida del tú real del cónyuge. La prostitución, el homosexualismo y el narcisismo son formas de “jugar al amor” y desde luego, pueriles. (Esta es una nota al subcapítulo: Fisonomía) .

Ocultar debajo de un manto estas dinámicas básicas para la identidad y el crecimiento de los seres humanos es en sí mismo perturbador.

CLÍNICA SANTO TOMÁS S.A.

COMITÉ DE ETICA HOSPITALARIA

Bogotá, abril 12 de 2015
_________________________

clinsantoto@gmail.com

1. Vergara, Hernán, Seminario de Antropología Bíblica, 1969, Centro de Documentación Hernán Vergara, cdhernanvergara99@gmail.com

2. Vergara, Hernán, La estructura de la Persona Humana en Psiquiatría, Ed. Lumen, pg. 14, Bogotá, 1939.