«

»

Polos de habitabilidad

El mismo Espíritu ha poblado varias veces los desiertos y las soledades de los campos durante la historia del cristianismo, transformando lugares inhabitables en polos de habitabilidad