«

»

Lo que llevó a Cristo al desierto

El simple espíritu cívico o de progreso no da para tanto. Se requiere la intervención de ese espíritu que “llevó a Cristo al desierto para ser tentado” (Mt 4, 1) y por el que Cristo venció las tentaciones del desierto