«

»

La separación

La separación que hoy existe entre el culto con los ministros consagrados de una parte, y de otra el trabajo y la procreación con los laicos, ha separado el culto de la vida y ha profanado el trabajo y la vida sexual